Territorio y recursos



 
 
 

Portugal, república de Europa sur occidental, situada en la parte oeste de la península Ibérica, que limita al norte y al este con España, y al sur y al oeste con el océano Atlántico. La superficie total de Portugal, incluidos los archipiélagos de las Azores (2.247 km2) y de Madeira (794 km2), situados en el océano Atlántico, es de 92.389 km2. La República de Portugal tiene una dependencia o territorio de ultramar, Macao (Macau), localizado en Asia oriental, cerca de Hong Kong.

Estructuralmente, Portugal constituye el reborde occidental de la meseta Central, que desciende hacia el oeste y el sur hasta una gran llanura costera intensamente cultivada. A grandes rasgos, Portugal presenta dos regiones claramente delimitadas y separadas por el río Tajo (Tejo). La zona septentrional se encuentra por encima de los 400 m de altitud y, como continuación del macizo Galaico-Duriense, presenta varias sierras en dirección norte-sur (sierras de la región de Tras-os-Montes, como Gerès, Pradela y Mârao). Más al sur, como avanzado del sistema Central, se encuentra su cordillera más elevada, la serra da Estrela (sierra de la Estrella) en el centro de Portugal, que alcanza casi los 2.000 m de altitud. La zona meridional es una acumulación de sedimentos procedentes del sistema Central, suavemente ondulados; sólo al sur, en el Algarve, hay alguna sierra de consideración (Monchique). La costa continental portuguesa, de 850 km de longitud, es, en general, llana y arenosa. Tres grandes ríos, que nacen en España y desembocan en el océano Atlántico, cruzan Portugal. Todos ellos forman, en parte, la frontera con el territorio español. El Tajo (Tejo) es el río más largo; desemboca en Lisboa formando un vasto estuario de 240 km2 conocido como mar da Palha (mar de la Paja). Le sigue el Duero (Douro), que desemboca en Oporto (Porto), y el Guadiana, que forma parte de la frontera meridional hispano-lusa. Un cuarto río, el Miño (Minho), forma parte de la frontera septentrional.

Clima.

El clima varía de acuerdo con la altitud y sólo se dan temperaturas elevadas en las regiones meridionales. La temperatura media anual al norte del río Duero es de aproximadamente 10 ºC, entre el Duero y el Tajo de 15,6 ºC y en el valle del Guadiana, de 18,3 ºC. Las precipitaciones son elevadas y bastante frecuentes durante todo el año, salvo en verano. Oscilan entre los 1.500 mm anuales en el norte y los 500 mm en el sur.

Recursos naturales.

Los recursos naturales más valiosos de Portugal son sus minerales. La mayor parte de su riqueza no se ha desarrollado hasta después de la II Guerra Mundial. Entre los recursos minerales destacan el carbón, el cobre, el oro, el mineral de hierro, el caolín, el estaño y el tungsteno. Aunque un importante sector de la población se dedica a la agricultura, la tierra no es particularmente apropiada para esta actividad. La flora y la fauna de Portugal son prácticamente idénticas a las de España. Los árboles más abundantes son las encinas, los alcornoques, los álamos y los olivos. Las vides se cultivan en suelos áridos: el vino de Oporto, el vino de Madeira y el vinho verde, elaborado en la zona norte, son mundialmente famosos. Entre la fauna destaca el lobo, el lince, el gato salvaje, el zorro, el jabalí, la cabra salvaje, el ciervo y la liebre. También abundan aves en el litoral marítimo. Los ríos y las fuertes corrientes de agua en las montañas favorecen la creación de centrales hidroeléctricas.

Población.

Los portugueses son una combinación de varios elementos étnicos que ocuparon la península Ibérica (romanos, visigodos y, más tarde, árabes) a los que hay que añadir etnias procedentes de sus colonias en Asia, África y Brasil.

La población de Portugal, incluyendo las Azores y las islas de Madeira (según estimaciones para 1995) era de 10.562.388 habitantes. La densidad de población era aproximadamente de 115 hab/km2. Aproximadamente el 70% de la población se concentra en las regiones litorales del centro y del norte del país (que suponen un 30% de su extensión total). El porcentaje de población urbana está próximo al 35%, el más bajo de la Unión Europea. Por el contrario, tiene un índice de natalidad del 12‰, uno de los más altos del continente europeo. La esperanza de vida es de 71 años para los hombres y de 78 años para las mujeres.

Religión e idioma.

Más del 97% de los portugueses son católicos. La Constitución garantiza la libertad de culto y existen algunas iglesias protestantes. El idioma oficial del país es el portugués.

Educación y cultura.

La educación es gratuita y obligatoria entre los 6 y los 15 años. La educación superior es voluntaria. A comienzos de la década de 1990, Portugal tenía aproximadamente 11.770 escuelas primarias, con una inscripción anual de 925.936 alumnos y una plantilla de más de 71.788 profesores. Las 1.370 escuelas secundarias del país eran atendidas por aproximadamente 64.480 profesores y contaban con unos 815.490 estudiantes en sus aulas. Existían en esas mismas fechas 220 centros de formación profesional en los que se impartían conocimientos a 84.932 alumnos.

Aproximadamente 214.400 estudiantes asistieron a las 250 instituciones portuguesas de educación superior a comienzos de la década de 1990. La Universidad de Coimbra y la Universidad de Lisboa, quizá los centros universitarios portugueses de mayor prestigio, fueron fundadas en el siglo XIII.

Cultura.

La cultura portuguesa está fuertemente unida a la española y ha sido influida por las tres culturas primarias de las que deriva: la latina, la visigoda y la musulmana.

Lisboa tiene un importante número de bibliotecas, como la biblioteca de la Academia de Ciencias, la Biblioteca de Ajuda, la Biblioteca Nacional y la Biblioteca Militar. Los archivos nacionales de Torre do Tombo, también en Lisboa, son notables por su colección de documentos históricos recopilada desde el siglo IX. Las bibliotecas provinciales de Oporto, Évora, Braga y Mafra contienen muchos libros antiguos y de escasa divulgación, y grandes colecciones de manuscritos. También hay varias bibliotecas especializadas ligadas a las universidades.

En las ciudades principales y en las capitales de cada distrito se pueden encontrar museos de arqueología, arte y etnografía. El Museo de Arte de Coimbra es famoso por su colección de esculturas del siglo XVI; el Museo de Évora es conocido por sus esculturas romanas y por sus pinturas del siglo XVI. El Museo Nacional de Arte Antiguo, en Lisboa, contiene arte decorativo y pinturas realizadas entre el siglo XII y el siglo XIX. También en Lisboa se encuentra el Museo Nacional de Arte Contemporáneo, el Museo Nacional de Historia Natural, el Museo Calouste Gulbenkian, con una colección de bellas artes con obras elaboradas desde el 2800 a.C. hasta el siglo XX, el Museo Etnográfico, y el Museo Arqueológico. También hay una delegación del Museo Guggenheim, que tiene su sede en Nueva York.

Algunos de los vestigios encontrados en Portugal datan de tiempos prehistóricos. A lo largo de la costa atlántica se han encontrados dólmenes, pinturas rupestres, antiguas cámaras de piedra enterradas, y en la región del Algarve se han descubierto tumbas de la edad del hierro. Algunos de los monumentos más importantes del país se construyeron durante la ocupación romana de la península Ibérica (siglo II a.C-siglo V d.C). El llamado templo de Diana, en el sureste; las ruinas de la ciudad de Conimbriga, en la costa occidental, y el puente de Chaves en Trás-os-Montes e Alto Douro, en el noreste, son destacados ejemplos de la arquitectura romana. Posteriormente, la ocupación de los visigodos en el siglo V y la de los musulmanes en el siglo VIII dejaron su huella en los estilos de muchos edificios e iglesias de Portugal. El estilo románico está presente en las catedrales de Oporto, Braga, Coimbra y Lisboa; la obra más representativa del estilo gótico es la iglesia de Santa María, en Batalha, donde se advierten los primeros rasgos del estilo manuelino característico del renacimiento portugués, cuyo ejemplo más característico es el convento de los Jerónimos, en el distrito lisboeta de Belém.

El siglo XIV fue la edad de oro de la escultura portuguesa; en esa época se realizaron monumentos tan bellos como la tumba de los reyes en Alcobaça. Escasos resultan, sin embargo, los testimonios pictóricos. La cerámica de los siglos XVI y XVII es muy característica y de gran calidad; lo mismo que ocurre con la orfebrería de Gil Vicente (siglo XVI).

Los portugueses son un pueblo con una importante tradición musical; su música popular es muy variada, e incluye tanto canciones y bailes muy alegres como lamentos pasionales. Especialmente conocidos son los fados, canciones melancólicas de raíz popular y origen incierto surgidas en su forma actual en la zona portuaria de Lisboa. Al igual que el resto de la música de la península Ibérica, la música tradicional portuguesa refleja tres tendencias dominantes: la religiosa, la que desarrollaban los trovadores en palacios y la de los trovadores vagabundos que cantaban sus historias por todo el país.

Economía.

Aunque la economía portuguesa creció un 5,3% anual durante el periodo 1965-1980, el porcentaje de crecimiento económico se frenó a menos del 1% durante la década de 1980 y Portugal se mantuvo como la nación menos desarrollada de Europa occidental, pese a la recuperación observada en la segunda mitad de esa década. El producto nacional bruto (PNB) del país en 1993 era de 77.700 millones de dólares, lo que equivale a unos 7.890 dólares de renta per capita. El presupuesto anual en las mismas fechas estimaba 35.484 millones de dólares de ingresos y 41.033 millones de dólares de gastos.

Agricultura.

La agricultura ocupa al 11% de la población activa y aporta alrededor del 6,3% del producto interior bruto (PIB) anual. A mediados de la década de 1994, los principales cultivos y las cifras de producción anual fueron las patatas o papas (1.225.000 t), uvas (660.000 t), tomates (965.000 t), maíz (661.000 t), trigo (454.000 t) y aceitunas (215.000 t). Portugal es uno de los principales productores mundiales de vino y aceite de oliva. La cabaña ganadera cuenta aproximadamente con 5,9 millones de ganado ovino, 1,4 millones de cabezas de porcino, 1,3 millones de cabezas de ganado vacuno y 18 millones de aves de corral.

Selvicultura y pesca.

Aproximadamente el 40% de Portugal está cubierto de bosques. El país es uno de los mayores productores mundiales de corcho: a comienzos de la década de 1990, la producción anual de corcho superó las 180.000 t. En 1993, la madera cortada supuso 11,5 millones de m3 anuales.

La pesca comercial es también importante para la economía portuguesa. A comienzos de la década de 1990, la captura anual de pescado fue de 274.174 t, de las que más del 25% fueron sardinas. También son importantes las capturas de bacalao y de marisco.

Minería.

La producción anual de mineral en Portugal a comienzos de la década de 1990 incluía 221.000 t de carbón, 615.434 t de mineral de cobre con piritas de hierro, 95.900 t de caolín, 1.280 t de concentrados de tungsteno y pequeñas cantidades de cobre, oro, plata y estaño. En 1979 comenzó la explotación de los depósitos de uranio.

Industria.

La industria está cobrando importancia en la economía de Portugal y emplea a aproximadamente el 23% de la mano de obra activa. Entre los principales bienes industriales destacan alimentos elaborados, textiles, maquinaria, productos químicos, artículos de lana, cristal y cerámica, petróleo refinado y materiales de construcción. A finales de la década de 1980, la producción anual comprendía 27.400 t de sardinas enlatadas, 285.900 t de azúcar refinada, 1,3 millones t de fertilizantes y 386.900 t de lingotes de acero. En 1979 se abrió al sur de Lisboa una refinería de petróleo y un complejo petroquímico. Son mundialmente famosos los productos de las industrias artesanales, como encajes, cerámica y los azulejos.

Energía.

A comienzos de la década de 1990, Portugal tenía una capacidad instalada de generación de electricidad de unos 6,9 millones de kW y una producción anual de 30.087 millones de kWh. Las instalaciones hidroeléctricas generan alrededor del 46% de la electricidad de Portugal.

Moneda y comercio exterior.

La unidad monetaria de Portugal era el escudo, (en la actualidad el euro) el cual se dividia en 100 centavos (156,35 escudos equivalían a 1 dólar estadounidense en 1995). A comienzos de la década de 1990, las importaciones portuguesas totalizaron 25.953 millones de dólares y las exportaciones 15.724 millones de dólares. Las principales importaciones son minerales combustibles, maquinaria y equipamiento de transportes, alimentos y ganado. Las exportaciones más destacadas son ropa, productos textiles (lana) y papel. Entre los principales socios comerciales de Portugal se encuentran Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia, España e Italia. Las divisas que aporta el turismo, más de 4.176 millones de dólares anuales a comienzos de la década de 1990, ayudan a compensar el crónico déficit comercial.

Transporte.

Portugal tiene unos 61.600 km de carreteras pavimentadas y 4,1 millones de automóviles registrados. El sistema ferroviario tiene una longitud total de 3.507 km. La mayoría de las vías son de calibre ancho para facilitar el tráfico a los trenes españoles. La marina mercante comprende más de 332 barcos. Los principales puertos son Lisboa, Leixões, Setúbal y Funchal (Madeira). Los Transportes Aéreos Portugueses (TAP), las líneas aéreas nacionales, cubren el servicio nacional e internacional. Un gran número de líneas aéreas extranjeras también hacen escala en el aeropuerto internacional de Lisboa.

Comunicaciones.

En 1993 Portugal contaba con 3.260.300 teléfonos, 2,4 millones de aparatos de radio y 2,9 millones de receptores de televisión. Se editan 25 diarios con más de 465.000 ejemplares de difusión conjunta.

Trabajo .

En 1993, la población activa total de Portugal era de 4,9 millones, de los que aproximadamente el 55% estaban afiliados a sindicatos.

Gobierno.

Portugal está gobernado bajo la Constitución de abril de 1976, revisada en octubre de 1982. Aunque originalmente la Constitución establecía la creación de un Estado "sin clases" basado en la propiedad pública de la tierra, los recursos naturales y los principales medios de producción, este lenguaje socialista fue modificado de manera sustancial en junio de 1989. Se garantizan los derechos de huelga y de reunión y queda abolida la censura y la pena de muerte.

Poder ejecutivo.

Portugal es una República encabezada por un presidente elegido democráticamente para un periodo de cinco años. El presidente de la República nombra al primer ministro, que es el jefe administrativo oficial del país. El primer ministro (En  2007 Jose Sócrates) preside un gabinete formado por 15 ministros.

Poder legislativo.

El Parlamento unicameral, denominado Asamblea de la República, posee el poder legislativo. Los miembros de la Asamblea son elegidos bajo un sistema de representación proporcional y se mantienen en el cargo durante un periodo de cuatro años. La Asamblea tenía un total de 230 escaños a principios de la década de 1990.

Poder judicial.

El sistema judicial de Portugal está encabezado por el Tribunal Supremo, compuesto por un presidente y 29 jueces. Por debajo están los tribunales de apelación y los tribunales ordinarios y especiales de distrito.

Gobierno local.

Los gobernadores de distrito y las asambleas legislativas de distrito son la máxima autoridad a nivel local. El distrito, a su vez, está subdividido en concelhos (municipios), cada uno de los cuales cuenta con un ayuntamiento democráticamente elegido. Los concelhos portugueses, que suman 250, están integrados por varias freguesias.

Defensa.

Portugal, miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), posee un Ejército moderno y bien equipado. El servicio militar es obligatorio para todos los ciudadanos varones durante un periodo de 16 a 24 meses. En 1993 las Fuerzas Armadas contaban con 68.500 soldados, 42.200 en el Ejército de Tierra, 13.300 en la Armada y 13.000 en la Fuerza Aérea.